Transient

Luz María Charlita de Sanz nació en Caracas, Venezuela. Se graduó como arquitecto en la Universidad Central, ejerciendo su carrera en Venezuela y España. Desde antes de iniciar sus estudios universitarios, Luz María sintió atracción especial por los pequeños detalles en el diseño, que la llevaron a experimentar con vidrio, telas y madera, creando interesantes y tempranas piezas de arte.

Al viajar a Sevilla, España, Charlita tuvo la dicha de experimentar la riqueza en los detalles de las obras marcadas por el estilo moro, reflejado en la arquitectura y objetos tanto artísticos como utilitarios. Estas obras determinaron su interés e inclinación hacia las obras hechas con metales. De regreso a Venezuela, se inicia en la orfebrería, diseñando y creando pulseras, aretes y collares, perfeccionando sus conocimientos en los talleres de Urci Galleti y Christian Gramcko. 

Ya en la etapa  actual como escultora, ha asistido a la escuela de Paco e Inga Porras, afamados esmaltistas internacionales radicados en Venezuela. En las creaciones escultóricas Charlita, en esta etapa de su vida artística, se puede ver la evolución de la orfebrería ornamental y utilitaria hacia la escultura y la instalación de mediana escala, en cuyas obras se aprecia su pasión por el bronce y el cobre utilizando el calor como elemento esencial para lograr las formas, tonalidades y pátinas tan especiales en su obra. Se aprecia así la fusión del arquitecto y el artista, que refleja la búsqueda de la armonía entre la técnica, los elementos de la naturaleza y la estética.

La naturaleza como fuente de inspiración e introspección artística; el uso de fósiles, piedras semi-preciosas, piedras en bruto, combinadas con metales preciosos y la forja de otros metales y elementos nobles, dan lugar a piezas únicas con formas y colores en los que saltan a la vista elementos clásicos y modernos, con una especial delicadeza y sobriedad. La inspiración de cada pieza es proporcionada por elementos que provienen de la naturaleza, atrapan la mente, estimulan el espíritu y guían las manos de Charlita hacia la creación definitiva.